viernes, 22 de marzo de 2013

MI PIRATA, MI CRISTO Y YO



 

 Amelia, amiga psicóloga, investigadora, escritora, chef de grandes ligas y esposa de Germán Piniella, me escribe. En su mensaje me ilustra sobre el Cristo de Limpias y me señala el error de identificación que he escrito al pie de la bella foto incluida en mi blog. 


Amelia tiene razón. Bien lo sé. Pero yo también la tengo. La escultora de la gran obra que vigila a los habaneros desde el cerro de Casa Blanca me dijo a mi que ella se había inspirado en el gesto de dolor y angustia del crucificado milagroso que yace, casi olvidado, en la ciudad de Limpias,  en España.


En CUBA existe una parroquia dedicada al sufridor, pobre profeta de Nazaret, que entre otros mil nombres, también le dice El Cristo de Limpias. 


Franciscanos fueron los protectores de la imagen que hoy se venera y que se dice es milagrosa. El Papa reciente, Francisco, venera la imagen de el Santo de los animales,  Francisco,  el del lobo de Rubén Darío: HERMANO FRANCISCO, NO TE ACERQUES

MUCHO, dice el lobo luego de haber sido traicionado y apaleado por los humanos que el había respetado tanto, oyendo las enseñanzas del santo varón de Asís

 .

El Cristo de La Habana, es mi Cristo de Limpias,  así  como mi pirata tiene gavetas, y yo, yo tengo un abuelo que mira una ventana triste para el recuerdo.



Amén.


 (transcribo, a la letra, el mensaje de Amelia, mi amiga que

tiene toda la razón)


 Querido, me gusta tu blog pero no le cambies el nombre

A las cosas. La imagen del Cristo de La Habana no es

La del de Limpias, que esta crucificado. Revisa el anexo.

Un beso

Ame

1 comentario:

  1. No se si llegues as ser famoso, si te reciban congresistas, o si te haras rico con tu blog. De lo que estoy segura es que tus amigos le haremos tiempo al tiempo para ver por donde vuelas.

    ResponderEliminar